Segunda Oportunidad y Derecho Concursal

Segunda Oportunidad y Derecho Concursal

Ley de Segunda Oportunidad

La crisis económica iniciada en el año 2007 hizo reflexionar sobre el sistema que este país tenía respecto a la vigencia indefinida de las deudas de personas individuales. Las deudas de personas individuales en virtud de lo establecido en el Código Civil eran de por vida, y transmisibles por herencia.

Esta visión chocaba tanto con el Derecho Comparado, como con la Ley Concursal. En el primero veíamos como en otros países, con mecanismos más o menos sencillos, las personas físicas podían conseguir la exoneración del pago de sobrendeudamiento, y tener una nueva vida; en la segunda, veíamos como las personas jurídicas podían someterse al concurso de acreedores y, tras una liquidación, sustraerse de pagar las deudas a las que no podía hacer frente, acabando con la extinción de su personalidad jurídica.

Es por ello que, mediante la Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social, conocida como de Segunda Oportunidad, se articula la reforma de la Ley Concursal permitiéndose el concurso de las personas físicas bien sean autónomos o asalariados por cuenta ajena, para que tras un procedimiento extrajudicial, puedan someterse a un concurso consecutivo y poder solicitar, tras la liquidación, la exoneración del pasivo insatisfecho. Es decir, tener una segunda oportunidad en su vida económica extinguiendo la obligación de saldar sus deudas.

Especial interés tiene para las personas que, habiendo sido administradores de una sociedad, ésta fue declarada en concurso habiendo avalado el administrador las deudas de la empresa en un intento de refinanciar aquella empresa. Se ha de saber que, también, en casos como éste es posible acudir al mecanismo de segunda oportunidad y liberarse de las deudas.

Respecto al derecho concursal, la solicitud de concurso no va, en principio, destinada a la liquidación de la empresa en cuestión, sino a su mantenimiento, motivo por el que los acuerdos de refinanciación tienen prioridad, dando lugar subsidiariamente a la liquidación de la empresa. También hay que tener en cuenta la posibilidad de venta de la unidad productiva. Sin embargo, no se puede obviar que más del 90 por ciento de los concursos concluyen con la liquidación de la empresa.

Cobra especial trascendencia el concurso de acreedores denominado exprés o sin fase de liquidación debido a que no existe patrimonio que liquidar lo que da lugar al cierre del concurso, simultáneamente, a su apertura.

La Ley Concursal se va a modificar en su integridad en esta legislatura 2020, teniendo que remover no las bases del procedimiento concursal, pero sí gran parte de los conocimientos adquiridos.

Si bien la formación continua es importante en todas las áreas tiene especial trascendencia en esta materia.

Preguntas Frecuentes

¿Puedo liberarme de las deudas que no puedo pagar en la actualidad?
¿Puedo liberarme de deudas que generé hace muchos años?
¿He de liquidar mi patrimonio?
¿Y si no tengo nada?
¿Cuánto tiempo tarda un procedimiento de segunda oportunidad?

Para cualquier consulta llámenos al 943 45 80 34

Si necesita realizar una consulta legal, no dude en contactar con nosotros. En Abogado.eus le garantizamos el mejor asesoramiento y una asistencia personalizada.