En los concursos aumenta el número de ventas de unidades productivas

En los concursos aumenta el número de ventas de unidades productivas

Si bien el fin del concurso de acreedores es la satisfacción de sus créditos, se ha solido entender que dicho fin se satisfacía mediante la liquidación de la masa de la concursada. En cambio, el que la satisfacción de los créditos se haga mediante la continuidad de la empresa es un cambio en la cultura concursal, que empieza a dar sus frutos. Se dice, también, que este cambio es gracias a las sucesivas modificaciones de la Ley Concursal, las cuales han ido allanando este camino.

En mi opinión, parece que primero fue el interés de los inversores por empresas en concurso y luego vino la regulación.

Dentro de las fórmulas para la continuidad de la empresa y conseguir, así,  la satisfacción de los créditos de los acreedores, se encuentra la venta de unidades productivas, comprendiendo tanto capital humano como líneas de producción.

Esta posibilidad de compra ha sido vista como oportunidad para inversores y ha habido un aumento del interés por las condiciones de venta de empresas en concurso, proliferado, también, servicios profesionales que facilitan la compra.

Por lo demás, la venta de unidades productivas aparece referida en el articulo 146.bis LC y en el articulo 43.4 LC, este último contemplando la posibilidad de venta en la fase común del concurso. (Artículos, estos dos, que tienen su actual redacción por el Decreto Ley 11/2014, de 5 de septiembre, de medidas urgentes en materia concursal).

En cambio, el articulo 149 de la Ley Concursal ha sido reformado en el sentido de atribuir el carácter de sucesora de empresa a la adquirente, tanto a efectos laborales, como de seguridad social.

Escribe tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *