INVENTARSE

INVENTARSE

Preparar un viaje a Colombia y leer sobre todo aquello, o ver documentales que te acercan a la realidad de ese país, te abre las puertas a fenómenos tan importantes como el escándalo de los «falsos positivos», la realidad paramilitar, los desplazados, las comunidades, las guerrillas, los secuestros, la droga.

Fácilmente puedes quedar atascado por tiempo indefinido en dar forma a las aristas de asuntos tan complejos. Y es que, los «falsos positivos» acaban siendo materia de la Corte Penal Internacional,  las comunidades son ejemplo de resistencia, las guerrillas cuentan como las más antiguas, el número de desplazamientos coloca a Colombia en el número 2 del ranking mundial en esa materia tras Sudán, los secuestros tienen una duracion y un carácter desconocido en otros lugares, y el tráfico de droga, también, es el mayor. Qué decir del neoliberalismo, el imperialismo, el socialismo y el comunismo, allá. También, puedes quedar encasquillado representandote los detalles de la violencia paramilitar. Pero, ¿cómo demonios consigues un punto de vista crítico para entender la totalidad?

Cuando uno se integra en una guerrilla se le rebautiza, se le pone un nombre nuevo -un apodo-, y se le llena de valores: ascetismo, sacrificio,… ni tan siquiera parece tener posibilidad de expresar sus emociones por no permitirse mostrar debilidades. En definitiva, ser ejemplo. Luego, resulta que hay que redefinirlo todo, porque se es humano, también, como los demás (con estilo propio, eso si).

Aprovechando el tirón he leído algun articulo sobre la situación en Venezuela y se dice, que la revolución bolivariana no hubiera sido posible sin Chávez, pero como no va a estar para siempre, la revolución no se puede personalizar en él. Así, tras los avances en educación, los venezolanos asumen que deben ser protagonistas, y que ese hombre nuevo surgido de la clase popular -ahora educado-, es el llamado a ser el sujeto revolucionario.

La idea del hombre nuevo, de que lo que hay que hacer es cambiar al hombre, la había yo escuchado por aquí recientemente. Para los que somos cortos de entendederas no hay nada como representarse en una situación extrema, y, tomando como referencia el hecho fundador, ver con claridad qué es lo necesario.

Escribe tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *